lunes, 15 de septiembre de 2008

Comienzo de la administración científica

Durante la segunda mitad del siglo XIX, comenzó en América una nueva era de industrialización como resultado de la expansión de las industrias mecánicas y de la abolición de la esclavitud.
El autor J. L. Ceceña, nos dice:
La guerra civil (1861-1865) marca la fecha de la economía norteamericana, que de una estructura principalmente agropecuaria, se lanza hacia un desarrollo industrial y financiero. La guerra civil significa la quiebra del sistema esclavista de la gran explosión agrícola del sur y del triunfo capitalista industrial, basado en trabajo asalariado.
El vigor del desarrollo industrial de Norteamérica, a partir de la guerra civil fue de tal impacto que, cinco años después de terminar ésta, para 1870, se colocó en segundo lugar a nivel mundial, por el valor de su producción industrial, al aportar el 23% del total, siendo superado únicamente por el Reino Unido, al que correspondió el 32% de la manufactura mundial. Para fines del siglo XIX, Norteamérica desplaza al Reino Unido del primer lugar, y en 1913, su aportación fue del 36% de la producción mundial. El Reino Unido pasó al segundo lugar con el 14% del valor de la producción industrial del mundo.
Desde luego que no existía el capital como lo conocemos actualmente. La forma del capital no vino a perfilarse sino hasta 1862, cuando se introdujo la empresa de acciones comunes y responsabilidad limitada, que era una asociación de individuos con algunas de las características de la sociedad civil y de la sociedad anónima.
La introducción de compañías de acciones comunes en la economía, marcó la separación entre el capitalista y el empleado, además de la división entre el capital y la administración. Los propietarios eran accionistas y los empleados, en su mayoría, eran administradores.